L’AUTONOMIA REAL: ho faig jo sola mama! / LA AUTONOMÍA REAL: ¡lo hago yo sola mamá!

– Ho faig jo sola mama!

dav
La C. disfressada de castanyera i cuinant castanyes

I tu per dins dius: COM???!!! HO HE SENTIT BÉ???!!! DE DEBÒ???!!!

I sí, és cert! El canvi s’ha produït i és una realitat. Uaaaauu! Que guai!!! Es fa gran de debò!

Però anem enrere… A aquestes alçades tothom té clar que cada infant és un món. Partint d’aquesta base, valores de diferent manera el missatge que serveix de títol per aquest post si tens un fill de naturalesa molt autònoma (un extrem de l’eix) o si tens un fill més aviat de buscar i necessitar molt la teva proximitat i el teu acompanyament (l’altre extrem de l’eix).

En el meu cas la tendència de la C. ha estat necessitar sentir-se acompanyada i sostinguda des de ben a prop pels seus. I un dia, no saps ben bé per què, a l’hora de vestir-se se’t planta ben animada allà al davant i et diu: MAMA, AVUI EM VESTEIXO JO SOLA!

Uaaauuu! I tu, sincerament, en moments de boira no tenies clar ni que aquest dia arribaria.

I això et demostra que el que fa falta és SEMBRAR I CONFIAR. Que quan ells estan preparats, i no abans per més que tu en tinguis moltes ganes, fan el pas i volen una mica més alt i una mica més lluny…

Que caldrà ser-hi, conèixer-los, entendre’ls, acollir-los, respectar-los i saber esperar el seu moment.

La C. jugant a construir un hospital.

Aquesta per mi és L’AUTONOMIA REAL: aquella que es guanya des de les seves conquestes, no des de les nostres imposicions. I aquí, sovint, famílies i mestres ens podem confondre i desubicar. Si realment ens creiem i eduquem en el respecte pels propis ritmes, perquè pretenem que en un “X” moment tots hagin fet els mateixos canvis (deixar els bolquers, anar sola al wc, deixar la pipa, jugar estones sol, posar-se les sabates, …). I felicitats per tots aquells que ho facin ben aviat, però mentrestant paciència, molt d’amor i comprensió pels que encara no ho facin i els seus pares. Busquem la nostra practicitat o el seu benestar? A tu què et sembla?

dav
La C. jugant en un hospital de nins i nans

Jo, una orientadora amb passat de mestra proautonomia total. Amb una filla genial i amb moltíssimes qualitats, molt autònoma a l’escola però que a casa m’ha portat a aprendre i reflexionar un piló en aquest sentit: sempre a prop, sempre buscant el contacte, sovint rebutjant els estranys i molts coneguts, sempre reclamant ajuda (potser més amb l’objectiu de mantenir la proximitat que d’altra cosa), etc.

Valores tant aquests progressos!

En molts moments he dubtat (des del cap): ho estic fent bé? L’haig de forçar una mica més? Tenen raó amb això que em diuen de deixar-la plorar? De forçar-la a fer més? I un llarg etc. Però el cor i l’instint, i en algun que altre consell de professionals en els quals confio, em deien que tocava confiar, estimar i esperar. I ARA ESTIC MÉS QUE CONVENÇUDA QUE ERA LA DIRECCIÓ INDICADA.

També defenso que no només es tracta de CONFIAR. Paral·lelament cal SEMBRAR. Jo ho he sembrat així:

  • Amb molt d’amor, comprensió, paciència, respecte…
  • Animant i reforçant les conductes que mostren petits progressos.
  • Convidant a provar.
  • Trobant termes mitjos: un mitjó el poses tu i un jo, quina sabata et vols posar?
  • Sent creatius i ingeniosos: la botigueta de la roba (per vestir-se al matí), comptar glops per animar a beure’s la llet, inventar cançons per donar el missatge que t’interessava però amb un altre format, marcar i pactar el calendari quin dia diríem adéu a la pipa i com ho faríem, etc.
  • Respectant les necessitats d’acompanyament que ella expressava. Tot i que no sempre és senzill.
  • Revisant allò que és teu i et grinyola. Els fills et permeten veure un reflex de coses que tenen més a veure amb tu que amb ells.

Mare o pare que estàs en la boira, si sembres tot arriba! Gaudeix del moment perquè també passarà!

Filla, gràcies per ajudar-me a aprendre tant i a donar-me ales per seguir confiant.

Us deixo amb un relat preciós que pot servir de recurs per treballar aquest tema amb les famílies, per exemple.

Com els estels.

Et passes la vida intentant fer-los volar. Corres i els segueixes fins que et quedes sense alè. Cauen a terra. Topen amb les teulades. Aleshores tu els apedaces, els consoles, els ajustes, i el ensenyes. Observes com el vent els gronxa i els assegures que un dia podran volar.

Finalment volen. Necessiten més fil i tu en deixes anar més i més, i saps que ben aviat aquella preciosa criatura es desprendrà de la corda de salvament que la manté lligada i s’elevarà pels aires, com s’espera  que ho faci, lliure i sola. Només llavors t’adones que has fet bé la teva feina.

Erma Bombeck. Extret del llibre LES RAONS QUE LA RAÓ IGNORA de JAUME SOLER I MERCÈ CONANGLA.

Una abraçada,

ESTER

CATELLANO

– ¡Lo hago yo sola mamá!

dav
C. disfrazada de castañera y cocinando castañas

Y tú por dentro dices: ¡¡¡¿¿¿CÓMO???!!! ¡¡¡¿¿¿LO HE ESCUCHADO BIEN???!!! ¡¡¡¿¿¿DE VERDAD???!!!

 

Y sí, ¡es cierto! El cambio se ha producido y es una realidad. ¡Uaaaauu! ¡Qué guay! ¡Se hace grande de verdad!

 

Pero vamos atrás… A estas alturas todo el mundo tiene claro que cada niño es un mundo. Partiendo de esta base, valoras de diferente manera el mensaje que sirve de título para este post si tienes un hijo de naturaleza muy autónoma (un extremo del eje) o si tienes un hijo que busca y necesita mucho tu proximidad y tu acompañamiento (el otro extremo del eje).

En mi caso la tendencia de C. ha sido necesitar sentirse acompañada y sostenida desde muy cerca por los suyos. Y un día, no sabes muy bien por qué, a la hora de vestirse se te planta bien animada allí delante y te dice: MAMA, ¡HOY ME VISTO YO SOLA!

¡Uaaauuu! Y tú, sinceramente, en momentos de niebla no tenías claro ni que este día llegaría.

Y eso te demuestra que lo que hace falta es SEMBRAR Y CONFIAR. Que cuando ellos están preparados, y no antes por más que tú tengas muchas ganas, dan el paso y vuelan un poco más alto y un poco más lejos…

Que hará falta estar, conocerles, entenderles, acogerles, respetarles y saber esperar su momento.

dav
C. jugando al hositpal con nins y enanos

Esta para mí es la AUTONOMÍA REAL: aquella que se gana desde sus conquistas, no desde nuestras imposiciones. Y aquí, a menudo, familias y maestros nos podemos confundir y desubicar. Si realmente nos creemos y educamos en el respeto por los propios ritmos, porque pretendemos que en un momento “X” todos hayan hecho los mismos cambios (dejar los pañales, ir solo al wc, dejar el chupete, jugar a ratos solos, ponerse los zapatos,…). Y felicidades por todos aquellos que lo hagan pronto, pero mientras tanto paciencia, mucho amor y comprensión por los que aún no lo hagan y sus padres. ¿Buscamos nuestra practicidad o su bienestar? ¿A ti que te parece?

La C. jugando en un hospital de niños y enanos

Yo, una orientadora con pasado de maestra proautonomia total. Con una hija genial y con muchísimas cualidades, muy autónoma en la escuela pero que en casa me ha llevado a aprender y reflexionar un montón en este sentido: siempre cerca, siempre buscando el contacto, a menudo rechazando los extraños y muchos conocidos, siempre reclamando ayuda (tal vez más con el objetivo de mantener la proximidad que de otra cosa), etc.

¡Valores tanto estos progresos!

En muchos momentos he dudado (desde la cabeza): ¿lo estoy haciendo bien? ¿Debo forzar un poco más? ¿Tienen razón con esto que me dicen de dejarla llorar? ¿De forzarla a hacer más? Y un largo etc. Pero el corazón y el instinto, y en algún que otro consejo de profesionales en los que confío, me decían que tocaba confiar, amar y esperar. Y AHORA ESTOY MÁS QUE CONVENCIDA DE QUE ERA LA DIRECCIÓN INDICADA.

También defiendo que no sólo se trata de CONFIAR. Paralelamente hay que SEMBRAR. Yo lo he sembrado así:

  • Con mucho amor, comprensión, paciencia, respeto, …
  • Animando y reforzando las conductas que muestran pequeños progresos.
  • Invitando a probar.
  • Encontrando términos medios: un calcetín lo pones tú y el otro yo, ¿qué zapato te quieres poner?
  • Siendo creativos e ingeniosos: la tienda de la ropa (para vestirse por la mañana), contar tragos para animar a beberse la leche, inventar canciones para dar el mensaje que te interesaba pero con otro formato, marcar y pactar el calendario del día en que diríamos adiós al chupete y como lo haríamos, etc.
  • Respetando las necesidades de acompañamiento que ella expresaba. Aunque no siempre es sencillo.
  • Revisando lo tuyo. Aquello que te chirría. Los hijos te permiten ver un reflejo de cosas que tienen más que ver contigo que con ellos.

Madre o padre que estás en la niebla, ¡si siembras todo llega! ¡Disfruta del momento porque también pasará!

Hija, gracias por ayudarme a aprender tanto y por darme alas para seguir confiando.

Os dejo con un relato precioso que puede servir de recurso para trabajar este tema con las familias, por ejemplo.

Como las estrellas.

Te pasas la vida intentando hacerlos volar. Corres y los sigues hasta que te quedas sin aliento. Caen al suelo. Topan con los tejados. Entonces tú los reparas, los consuelas, los ajustas, y los enseñas. Observas como el viento los mece y les aseguras que un día podrán volar. 

Finalmente vuelan. Necesitan más hilo y tú dejas ir más y más, y sabes que pronto aquella preciosa criatura se desprenderá de la cuerda de salvamento que le mantiene atada y se elevará por los aires, como se espera que lo haga, libre y sola. Sólo entonces te das cuenta que has hecho bien tu trabajo.

Erma Bombeck. Extraído del libro LAS RAZONES QUE LA RAZÓN IGNORA de JAUME SOLER Y MERCEDES Conangla.

Un abrazo,

ESTER

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s