LA MEVA EXPERIÈNCIA COM A MARE/ MI EXPERIENCIA COMO MADRE

Sóc mare d’una nena de 20 mesos: la CARLOTA

El que tot seguit llegiràs és la meva experiència personal. La maternitat és una experiència única que cada mare (també pare en el cas de la paternitat) viu a la seva manera. Personalment ho sento així i respecto profundament que hi ha moltes altres maneres de viure-ho, tantes com persones.

Després de tot aquest temps, puc dir que acompanyar-la en el camí de créixer és, per mi, el repte personal més gran i motivador que he viscut mai. Un fill et dóna l’oportunitat de seguir creixent i aprenent constantment. Dependrà d’un mateix decidir aprofitar-la o deixar-la passar.

Ja des del naixement tens una concepció nova, sorprenent i colpidora del que pot arribar a ser l’AMOR, en aquest cas per una filla. I, que tot i que t’ho havien intentat explicar, mai ho havies pogut imaginar. I la cosa no es queda aquí, a mida que van passant els dies aquest AMOR segueix creixent i creixent, ja que et vas vinculant amb el teu fill. T’arribes a preguntar fins on pot arribar… La veritat és que personalment és el sentiment més potent, intens i fort que mai hagi pogut sentir i tinc la sensació que falten paraules per poder-lo descriure. No et passa? Com ho descriuries tu?

La maternitat és procés que, generalment, es comparteix en parella. Sóc defensora de la diversitat familiar des de sempre i, com que m’ha tocat viure-la en primera persona, ara encara en sóc més… No és que no parli de la parella (sigui quina sigui: home, dona, …) perquè no la contemplo, ans al contrari: diria que sóc de les persones més inclusives en aquest sentit. No parlo de la parella perquè, en el meu cas, no és dins de la nostra llar. Va deixar de ser-hi molt aviat i d’una manera inesperada i difícil, però això ja és una altra història. Considero que és un aspecte important a destacar per entendre el context des d’on escric.

També tinc moltes ganes de destacar que ser mare no és un camí planer ni de color de rosa. Té moltes llums i també té les seves ombres. I és d’aquestes ombres que sovint es parla menys, poc o gens! Per què? Segurament per molts motius, però jo vull començar sent sincera, primer, amb mi mateixa i, segon, amb totes aquelles o aquells que algun dia puguin llegir aquestes paraules. Les ombres més importants, per mi, són: la poca son (en el meu cas el fet de dormir una nit sencera queda encara lluny) el cansament, el dubte constant de si ho estàs fent bé o has de canviar alguna cosa, la intensitat que de vegades també suposa cansament afegit i, com a mare separada, la soledat que s’experimenta acompanyant a una filla petita.

I algunes de les meves llums són: redescobrir l’amor des d’un nou prisma, completament amplificat respecte al que havies conegut fins al moment; viure la meravella del desenvolupament dels infants, amb la nostàlgia permanent del pas del temps i amb la joia dels avenços constants; compartir el sentiment d’amor-mare amb el d’amor-filla, en aquestes primeres edats tan intens… ; compartir tot aquest procés amb aquells que t’estimen i estimes, l’anomenada tribu, tan important per viure en equilibri.

Dit això, m’agradaria acabar ressaltant que m’encanta ser mare, m’encanta ser mare de la meva filla i que és l’experiència més rica, potent, intensa i profunda que mai hagi pogut viure!

Procuraré seguir gaudint de cada instant!

Gràcies

ESTER

CASTELLANO

Soy madre de una niña de 20 meses: la CARLOTA

Lo que a continuación leerás es mi experiencia personal. La maternidad es una experiencia única que cada madre (también padre en el caso de la paternidad) vive a su manera. Personalmente lo siento así y respeto profundamente que hay muchas otras maneras de vivirlo, tantas como personas.

Después de todo este tiempo, puedo decir que acompañarla en el camino de crecer es, para  mí, el reto personal más grande y motivador que he vivido nunca. Un hijo te da la oportunidad de seguir creciendo y aprendiendo constantemente. Dependerá de un mismo decidir aprovecharla o dejarla pasar.

Ya desde el nacimiento tienes una concepción nueva, sorprendente y sobrecogedora de lo que puede llegar a ser el AMOR, en este caso por una hija. Y, que a pesar de que te lo habían intentado explicar, nunca lo habías podido imaginar. Y la cosa no se queda ahí, a medida que van pasando los días este AMOR sigue creciendo y creciendo, ya que te estás vinculando con tu hijo. Te llegas a preguntar hasta dónde puede llegar… La verdad es que personalmente es el sentimiento más potente, intenso y fuerte que nunca haya podido sentir y tengo la sensación de que faltan palabras para poder describir. ¿No te pasa? ¿Cómo lo describirías tú?

Yo entiendo la maternidad como un proceso que, generalmente, es compartido en pareja. Soy defensora de la diversidad familiar desde siempre y, como me ha tocado vivirla en primera persona, ahora aún lo soy más… No es que no hable de la pareja (se
a cual sea: hombre, mujer,…) porque no la contemplo, al contrario: diría que soy de las personas más inclusivas en este sentido. No hablo de la pareja porque, en mi caso, no está dentro de nuestro hogar. Dejó de estar muy pronto y de una manera inesperada y difícil, pero eso ya es otra historia. Considero que es un aspecto importante a destacar para entender el contexto desde donde escribo.

También tengo muchas ganas de destacar que ser madre no es un camino llano ni de color de rosa. Tiene muchas luces y también tiene sus sombras. Y es de esas somb
ras que a menudo se habla menos, poco ¡o nada! ¿Por qué? Seguramente por muchos motivos, pero yo quiero empezar siendo sincera, primero, conmigo misma y, segundo, con todas aquellas o aquellos que algún día puedan leer estas palabras. Las sombras más importantes, para mí, son: el poco sueño (en mi caso el hecho de dormir una noche entera queda todavía lejos) el cansancio, la duda constante de si lo estás haciendo bien o tienes que cambiar algo, la intensidad a veces también supone cansancio añadido y, como madre separada, la soledad que se experimenta acompañando a una hija pequeña.

Y algunas de mis luces son: redescubrir el amor desde un nuevo prisma, completamente amplificado respecto a lo que habías conocido hasta el momento; vivir la maravilla del desarrollo de los niños, con la nostalgia permanente del paso del tiempo y con la alegría de los avances constantes; compartir el sentimiento de amor-madre con el de amor-hija, en estas primeras edades tan intenso …; compartir todo este proceso con aquellos que te aman y amas, la llamada tribu, tan importante para vivir en equilibrio.

Dicho esto, me gustaría terminar resaltando que me encanta ser madre, ¡me encanta ser madre de mi hija y que es la experiencia más rica, potente, intensa y profunda que jamás haya podido vivir!

¡Procuraré seguir disfrutando de cada instante!

Gracias

ESTER

Anuncios

4 respuestas a “LA MEVA EXPERIÈNCIA COM A MARE/ MI EXPERIENCIA COMO MADRE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s